Es normal que te sientas estresado, preocupado e incluso un poco asustado cuando las cosas en tu vida cambian rápidamente. Pero si te sientes ansioso casi todo el tiempo no lo aceptes como una parte “normal” de la adultez...